"Cosas que me pasan." capítulo 3, Sentirse viejo.

Esta semana he estado un poco liado, menos mal que no tendré porque abandonar el blog por exámenes gracias a las ingentes reservas de posts y a mi amigo Valdrak,que me aliviará el hueco del 1 de junio... Dios mío, esto parece un trabajo con el que deba cumplir desde que prometí una periodicidad regular.
Aquí os suelto un nuevo capítulo de mi egocéntrica obra: "Cosas que me pasan", el relato que va con la tira lo encontraréis debajo de la misma.


Esto sucedió el 15 de abril de este año. Una tarde/noche de viernes en la que acudía a una conferencia bastante amena y que, al estar enfocada para toda la familia, era normal encontrar a padres con sus criaturas.

Momentos previos al inicio de la conferencia un niño muy educado me pregunta si estaban libres los asientos que tenía al lado, no le hubiese dado más importancia si la frase no la hubiese terminado con la palabra "señor". Aquella simple palabra resonó en mi cabeza como un eco desde entonces, me sentí viejo; era un "señor" a ojos de un niño.
Y no es que me sorprenda, ya en el correo, en los papeles del banco, en el censo electoral... Ya se me trataba de usted, y de señor, pero por alguna extraña razón no me daba por aludido, supongo que es lo que ponen por defecto, pero cuando cualquiera por la calle te trata de usted y/o de señor -y sabes que no es irónicamente- te sientes mayor o al menos lo pareces.

Yo ese día me sentí mayor, me quedé casi en shock,pero más me sorprendió verme a mi mismo despojándome de mi perilla -para verme más jóven(?)- una semana después en el espejo, sonriendo triunfalmente como si hubiese burlado a la edad unos años más...
_______________________________________________________________
En el próximo episodio, publicaré la primera parte de el primer capítulo de la versión novelada de "Ace Attorney" de la mano de mi amigo Valdrak, no se lo pierdan y...
Hasta la semana que viene y... ¡¡feliz día del orgullo friki!!
______________________________________________________________

7 comentarios:

Denisse Black dijo...

Hahaha al parecer siempre te cambia la perspectiva algun chiquillo random, primero la niña que te despojó de tu frescura de andar en calzoncitos jeje y ahora el que te dijo señor. :P

Creo que los niños siempre le dicen señor a alguien mayor que ellos, a veces no se fijan demasiado y dicen señor como si nada! Sin saber que días despues te cortarias la barba para ganarle la batalla a los años.

Saludos! :D

Valdrak dijo...

JAJAJAJA si me acuerdo de ese dia, menudo cuelgue mas chungo, no? Naota-Dono ^_^

Maite B. dijo...

Ya venía con ganas de comentar tu blog (entre la niña-revelación-de-la-vergüenza y el deber asumido, me estaba aguantando las ganas hasta que volvieras a publicar, quizás en un intento de no acosar a comentarios en todo. Autocontrol, que le llaman).
Interesante eso de "no darse por aludido"... Me siento identificada y eso que aún soy muy principiante en esto de ser "adulta" (y lo meto entre comillas por algo). Y eso que aún no me han llamado señora. Pero es que no me hago a la idea de que es a mí a quien llegan las cartas del banco, por ejemplo...
En fin, que muy entretenida esta ¿sección? de lo que te pasa... Pero mejor paro ya, que esto me ha quedado muy largo. ¡Saludos! ^^

Marisol dijo...

Jajajaja es que me imagino tu cara y me parto xDDDDDDDDDDDDD
Como si quitarte la barba te hiciera mas joven XDDD
Jajajaj anda que las cosas que te pasan....xD

fantasmita dijo...

Por lo menos ya te toman en serio... o no o.o
Buena anécdota xD

Laynes Valadhiel dijo...

Lo siento Naota, es ley de vida... xDDD

Jack-Max dijo...

Merecéis un castigo, por la ofensa de raparos vuestra perilla por tamaña chiquillada. Los pelos también sufren.