San Valentin ay San Valentín.

En la líneas de las fiestas sin sentido que han caído en manos de los crueles fabricantes de cosas inútiles, también conocidos como los fabricantes de adornos temáticos, han convertido San Valentín en otra fiesta socialmente concebida como fiesta de dar regalos, en este caso solo entre parejas, esto provoca que el pobre novio/a que acababa de superar la cuesta de enero, se vea obligado, sí, obligado, a tener que rascarse el bolsillo en algún pequeño o gran detalle, el caso es gastar, como bien dije en su momento en aquel post...¿Pero tiene todo que ser medido con dinero?¿Hasta eso tiene precio en estos días? francamente, si eso es así prefiero engañarme y seguir pensando que eso es inmedible, intangible.

En definitiva y reiterando mis palabras de aquel post si una pareja está enamorada, esto se puede celebrar cuando a ésta le dé la real gana y no cuando alguien o las empresas dicen que es en el 14 de febrero día en que que se ejecutó a aquel sacerdote en el siglo III que luego conoceríamos como San Valentín. A mi me parecería un poco sádico celebrar el día del amor y los enamorados el día en que se ejecutó a alguien, por mucho que representara al amor con sus actos en vida.
San Valentín no tiene sentido, porque para dos personas que se quieren cada día que pasan juntos es día de enamorados ¿o acaso esto solo lo pienso yo? muy mal tiene que estar la gente para tener solo este día especial, ¿qué hacen el resto del año? ¿se acuerdan de lo bien que están juntos también en sus respectivos cumples? ¿y en navidad? y en todo lo que la sociedad ha convertido regalos y dinero?no quiero pensar que eso sea verdad.

Termino despidiéndome y aclarando que este post va dirigido como siempre a todos mis fieles lectores, aunque en realidad mi objetivo principal es cierta persona a la cual quiero muchísimo y con la que estoy y quiero estar el resto de mi vida. Sé que te gustan estas cosas aunque opines lo mismo que yo de San Valentín...

Te quiero, C.C.M también conocida como M.C.L.

1 comentario:

Potrilla Salvaje dijo...

Pienso ígual que tú Eliot! Es una festividad sin sentido alguno.