Como cada año, comienzo una nueva vida...

El porqué del título del post y del post en sí mismo es debido a un importante cambio en mi vida diaria (al menos, espero, por este año). Uno de los cambios más notables es mi cambio de residencia durante este año, viviré en una casa que no es la mía y lo que es peor, sin internet en la comodidad de la intimidad, amén de mi horario de actividad que ha pasado a ser un horario de tarde, cosa que motivó mi mudanza. Por otra parte tengo en mente cambiar varios aspectos de mi rutina y de mi vida aprovechando esta vorágine de cambios que se presenta estresante y que espero que aminore con el transcurrir del curso. No obstante no está todo perdido, ya que cuento con un reducido horario de conexiones desde mi puesto, por lo que no estaré del todo desvinculado con mi amada internet, que todo lo puede y todo lo sabe(o al menos una gran parte.

De hecho, siendo positivos, aunque la verdad no se me presta la situación a ello, esto podría ser beneficioso para reconciliarme y frecuentar un poco más a mis viejos hobbis, los libros, el dibujo, escribir... si de mi retorno a esos campos sale algo digno de ser mostrado, mis queridos lectores de este blog seréis los primeros en verlo.
Por lo anteriormente expuesto, veréis excusada la frecuencia con la que postearé de ahora en adelante, que ya era de por sí bastante irrisoria, de todas formas trataré de mantener una periodicidad semanal y que escriba cosas con mucha más sustancia, mas no sufrais, que sé que se acerca el Halloween y este año no será una excepción en mi lucha crítica, así que no espereis ni por asomo que abandone mi crítica anual y el análisis y posible revisión de mi Analogía de Cell.

Me despido con la promesa/compromiso de volver en breve.

1 comentario:

Marcos! dijo...

Bueno pues tu trankilo ke seguro k al final t acostumbras!! ^^