Complejo del destronado o el estándar de cada lugar.



Tras esta última semana libre, regreso con un par de reflexiones sobre cosas que me pasan, así que sin más y como reestreno os dejo con la primera de una pequeña selección de reflexiones, algunas se remontan incluso a mi mi más tierna infancia.




 Existen muchos sentimientos frustrantes, pero
aquellos que conllevan que nos demos cuenta de nuestro lugar en el mundo al
salir al exterior son los que más nos duelen. Es como cuando pasas horas
trabajando bajo el sol playero en el que tú crees el castillo de arena más
fuerte del mundo y luego queda en nada cuando llega la mar infinitamente
superior en comparación…



Es algo muy desmoralizador y que probablemente la mayoría ha
vivido en sus carnes en sus respectivos aspectos. Muchas veces la realidad, el
mundo, o simplemente otros seres humanos son el mar y nosotros
, temporalmente,el optimista castillo de arena.


Recuerdo muy bien la primera vez que me sucedió. Cuando era
pequeño aprendí a escribir mi nombre, prácticamente era dibujar, no conocía las
letras, pero imité la sucesión de símbolos que formaban mi nombre antes incluso
de saber que era leer o escribir, en mi casa aquello se tenía por todo un
prodigio, pero cuando salí de mi casa y acudí a un aula, había otros niños de mi edad a los que
no solo no les sorprendía mi habilidad, si no que sabían escribir la secuencia
de símbolos que deletreaban sus apellidos. Descubrí que  en comparación, no solo estaba más
atrasado que algunos de niños de mi edad, si no que no sabía que tenía
apellidos en ese momento. Aquello fue todo un tsunami en mi castillo de arena,
no solo no era excepcional, estaba por debajo de alguien en ese aspecto y que
era ignorante de algo que más de uno de mi edad daba por supuesto, de ahí saqué
varias conclusiones, en el mundo hay gente mejor que tú, que había cosas que ni
conocía, y que en mi casa me hacían la pelota o eran idiotas.


Lejos de ser esa la única vez, sufrí, sufro y sufriré una y
otra vez el ataque del oleaje en todos los castillos que he construido a lo
largo de mi vida, tengo cierta tendencia a reducirlo todo a una burbuja, que no
tarda en explotar nada más sale al exterior, ahí van algunos ejemplos: pasarse
un videojuego y sentirse todo un héroe, entrar en modo online y ser el más
“noob” del server. Superarte a ti mismo con algún dibujo y ver que alguien de
menor edad, con una formación, se come tus dibujos para desayunar todas las
mañanas. Pensar que lo sabes todo sobre algo y que te des de narices con
alguien que parezca que se haya hecho un máster y un doctorado, quedando tu como
un ignorante, hoy en día con internet es más fácil hacerse experto en algo…


Aunque creo que me he pasado con la cantidad de ejemplos,
estoy casi seguro de que el que lea esto podría citarme otra lista bastante larga
de las veces en las que ha sentido el complejo del destronado o que lo que en
un lugar le es elogiado en otros es lo normal o incluso de bajo nivel.


Estas cosas me deprimen y me cabrean, pero por otro lado, si
lo piensas, es algo muy positivo, este tipo de cosas hacen ver que no se está
solo en este mundo, que se puede mejorar y que uno puede subir el nivel y
mejorar, sea por competitividad o afán de auto superación, y aunque en un
principio la ola puede convertir nuestro orgulloso castillo en un montículo de
arena mojada, siempre podremos construir otro castillo más alto sobre ese
montículo, y ¿por qué no? Llegará el día en que a base de mejorar y de
superarse llegues a hacer ese castillo que ni los tsunamis puedan tirar…



Como bien pueden ver mis pacientes lectores, la cosa de las reflexiones van de cosas que me molestan de mi mismo y del mundo o las personas con las que comparto planeta, no busco la genialidad en estos parrafitos que tan poco tiempo me ha costado producir, aunque estaría bien que os hiciera reflexionar, que tampoco está nada mal... es muy posible que en un par de semanas aniquile y pisotee un anime que estoy viendo, todo depende de lo que tarde en terminar de verlo dados mis horarios, mientras tanto supongo que seguiré largando mis reflexiones sobre los que me fastidia.

1 comentario:

Nerea dijo...

"Llegará el día en que a base de mejorar y de superarse llegues a hacer ese castillo que ni los tsunamis puedan tirar…"
Esa es la frase que me ha hecho reflexionar a mí ;)

Pd: Supongo que busqué alguna cosa friki u otaku (sí, yo tmbién lo soy) Así te encontré! :)