llamadme quejica, porque es lo que soy #6: falsity en los reality.

Saludos, amigos y amigas de mis pataletas, aquí estamos, una semana más en el fascinante mundo de las quejas mis quejas.

Uno de esos muchos días de aburrimiento en verano, me sorprendí a mí mismo observando uno de estos programas que consiste en coger a un grupo gente y meterla en un espacio concreto rodeado de cámaras. La mecánica es más o menos la misma en casi todos estos programas que entran en el género del "reality" entrecomillo lo de reality porque dicho adjetivo que significa "realidad" en inglés se pone en tela de juicio cuando analizamos a las personas (personajes) que se prestan a estos odiosos programas.

Estos personajes suelen ser personas normales, o casi normales que deciden entrar en el concurso por la pasta, si dice otra cosa, miente, nadie va a un concurso a divertirse. Estas personas casi normales, se convierten en completos imbéciles más aun, si cabe, cuyo objetivo es pretender caer bien a la audiencia o quien sea el que tenga que decidir su permanencia en estos programas, para poder ganar el premio. Estas personas ya saben como funciona un reality así que asumen uno de los manidos papeles de personaje de reality y actúa penosamente para sobrevivir en este territorio.
 
Es altamente probable que haya muchos más personajes que los que a continuación voy a enumerar, pero comprended, mis queridos lectores, que no soy un experto en la materia. Los personajes más tipicos que he podido etiquetar y aislar son los siguientes:

1.- El Filósofo. Este personaje tiene en su haber todo el archivo de citas célebres de la historia, pero nunca dice que pertenecen a otras personas ni cita a sus autores. Cada una de las frases que dice mirando a la cámara, cada vez que hable de sí mismo, o dé un consejo a sus compañeros, lo hará con una frase lapidaria que no admite revisión ni contextualización. El filósofo es muy consciente de que todo lo que diga quedará guardado en las cámaras para la posteridad, así que se asegura muy bien de que cada cosa que diga sea recordado por la historia de la telebasura. Suelen dejar un dramático silencio tras citar una de sus citas para darle a sus interlocutores un momento de reflexión mientras se rodea a sí mismo de un halo de mística sabiduría, la cual no concuerda nada con sus acciones en el programa.

2.- La Estrella. Es uno de los personajes que no falla casi nunca en estos programas. Se caracterizan por su egocentrismo su exacerbada autoestima. Suele prometer que va a darle marcha de la buena entre sus compañeros y emite ondas-chachi desde el primer día. Estas estrellas no suelen brillar demasiado tiempo porque no solo apagan su marcha enseguida, si no que no cumplen con sus promesas festivas. Terminan siendo unos petardos y unos notas. Al final del programa, este personaje sigue pensando que es una estrella, cosa que tan solo es respaldada por su madre, familiares y/o vecinos.

3.- El/la Llorón/a. Especialmente recalcitrante personaje que se dedica a deprimirse y/o llorar en las esquinas por todo. Suele acaparar la atención de los que lo rodean y es un autentico coñazo. Son histriónicos hasta la médula y extremadamente sensibles a la opinión de sus semejantes. Suelen protagonizar auténticos dramas donde su autocompasión y una leve resistencia a los ánimos que ofrecen sus preocupados compañeros llega a los límites más enervantes.

4.- El/la Furioso/a. Son casi como El/la Llorón/a solo que en lugar de deprimirse y lloriquear, se enfadan, gritan y a veces pueden llegar a las manos. Por regla general acaban siendo expulsados del programa para asegurar la supervivencia de sus compañeros. Son muy amigos gritar histéricamente por cualquier cosa. Suelen ser muy violentos y egocéntricos. Algunos furiosos reaccionan ante el odio de sus congéneres reafirmando su postura, reiterando su justificación para actuar violentamente o convirtiéndose levemente en un/a Llorón/a, momentos en los que actúa cual mártir incomprendido que defiende una causa legitima y que es injustamente acusado.

5.- El/la Malo/a. Este tipo de personaje es una adaptación de uno de los personajes del "Pressing Catch". El Malo es un personaje pérfido, frío y calculador, pero nada discreto, por lo que rápidamente es marginado y repudiado por sus compañeros y la audiencia. Suele ser maquiavelico e inmoral y gusta de sembrar la discordia entre sus compañeros a través de comentarios maliciosos, malentendidos y rumores. Este personaje no le tiene cuentas a nadie, todo lo que hace está perfectamente justificado y tiene un fin que va más allá de nuestra comprensión, cosa que hace que malinterpretemos sus acciones como maldades.

Partiendo de la base de que todos los que van a esta clase de programa son idiotas integrales, podemos deducir que en la mayoría de los casos uno de los idiotas que entre en uno de estos programas asumirá un papel, que suele ser una versión exagerada y sobreactuada de si mismo en el minuto cero que una cámara los enfoque. Esta sociedad se ha criado viendo unos patrones de conducta artificiales en la tele que asume inmediatamente cuando sabe que está siendo grabado.

Cada vez que veo un programa así, clasifico inmediatamente a los personajes, veo como cumplen mis bajas expectativas, apago la tele, cierro los ojos y me aprieto los párpados con el pulgar y el índice sintiendo que algo ha muerto en mí y en este mundo que me decepciona más a menudo de lo que me alegra.

2 comentarios:

Juan Pablo Darkrosalina dijo...

Sinceramente, yo aun me pregunto como puede ver gente que vea estos programas, y acabo pensando de que quienes los ven son todos los giliflautas que se quedaron sin ir.
Por desgracia, llego a clase y mis compañer@s no hablan de otra cosa.

¿Realmente nacen tantos imbéciles, o es que estos programas idiotizan a la gente y por eso parece que cada vez hay más imbéciles? No sé que pensar...

Naota Nandaba Kasugano dijo...

-Darkrosalina: hay gente que parece que no sabe comparar lo que ve con cosas que ha visto, porque si analizara lo que ven anteriormente, y se dan cuenta de lo repetitivos que son, esos programas perderían totalmente su capacidad de enganche. Si hiciera la lista completa de personajes de programa reality, y la gente los conociera, se aburrirían.