Séptimo primer post del año...

Empieza otro año, y mientras suena la Filarmónica de Viena, yo entono la trompetera sinfonía para Kleenex; "El resfriado de la primera mañana del año". No sé ni cómo ni cuándo, pero cuando me desperté, ya estaba resfriado.

Dicho esto, redactaré con mi escasa disposición física el típico primer post del año que escribo cada año con la intención de escribir el primer post del año.



¿Qué puedo decir sobre el asunto? Ni yo lo sé, es muy pronto para hablar del año. Lo único que sé, es que no pienso esperar demasiado de él, esperando lo peor es como mejor sienta una inesperada buena noticia. Todo lo bueno de este año pretendo currármelo yo, lo malo que me suceda no será por mi culpa, porque ya estoy un poco cansado de sabotearme continuamente. Puedo prometer y prometo, que eso será lo único que pretendo de mí este año.


1 comentario:

Llovizna dijo...

No autojoderse supone un gran esfuerzo! Ánimo para que luego no te digan te lo dije! xD