In Blue

          Nunca pensé que escribiría sobre el típico bloqueo que se suele sufrir cuando alguien se sienta delante de un papel en blanco. Es el tipo de post que suele rondar por mi cabeza cuando me veo así. Sin embargo, no he hablado de ellos hasta hoy, porque cuando le doy vueltas al tema del folio en blanco, siempre surge otra cosa mucho mejor... Hasta la fecha, y es que no puedo exprimir limones a los que se les ha sacado hasta la última gota. Así que, poniéndome un poco pedantillo, permitidme las siguientes líneas inspiradas en mi nula inspiración.


La hoja en blanco es un universo vacío, y el que se sienta delante, un dios que quiere hacer algo hermoso, algo original, como mínimo... Bueno, mentira, el que se sienta delante no es un dios, sin embargo tiene en su mano el poder de crear algo de la blanca nada. 

-¿Se puede sacar de donde no hay? -No, está claro que de la nada no va  a salir nada, por tanto, la única forma de que en esta nada haya algo es haciendo que salga algo de este dios humano que se halla flotando en la nada.

-¿Entonces hay algo que sacar para esta nada? -Si lo supiera ya no estaríamos en la nada.

-Algo habrá ¿No? -Tengo todo y a la vez nada, tengo un océano de ideas, pero no tengo forma de entrar en él, porque está congelado, tengo inmensos campos en los que las ideas crecen salvajes pero están cubiertos por la nieve.

-Por lo que veo, es invierno, de hecho, la nieve y el hielo han dejado tus reservas tan blancas como la nada, se podría decir que la hoja y el creador están iguales. -Es probable que esta nada no solo sea blanco infinito, puede ser que, al igual que la nieve...

-No, ya te digo yo que esta nada es real, y no un velo de nada cubriéndolo todo.- Si en la hoja en blanco solo estamos este infinito universo vacío y yo ¿Quién eres tú?

-Tú sabrás...

3 comentarios:

Llovizna dijo...

Yo quiero saber sobre Alex.. è_é/

Naota Nandaba Kasugano dijo...

-Llovizna: Lo sabrás cuando llegue el momento uuuuuh~

Cicely dijo...

Por lo que veo, es invierno...
Winter is coming...

Ahora, por favor, bájate del tren de la pedantería...